La enfermedad periodontal comprende cualquier tipo de infección que afecte a los tejidos que rodean y dan soporte a los dientes, es decir, las encías.

Suele empezar por un proceso de gingivitis que al no tratarse correctamente provoca un estadio más avanzado de la infección llamada periodontitis, en la que las encías y el hueso de soporte se pueden llegar a dañar seriamente llegando a provocar la pérdida de piezas dentales.

 

De hecho, la enfermedad periodontal es la causa más común de pérdida de dientes en la población Española y actualmente una de las mayores amenazas para la salud dental de nuestro País.

La enfermedad periodontal provoca la pérdida de hueso que soporta los dientes. El hueso perdido no se puede recuperar pero sí que se puede detener su pérdida.

Es importante tratar para detener la pérdida de hueso y evitar que se pueda llegar a perder todos los dientes. Por eso es necesario visitar su dentista una o dos veces al año de forma rutinaria, ya que muchas veces la periodontitis no provoca ningún dolor y solo puede ser detectada por los profesionales.

 


 

“Actualmente, el 85% de la población presenta gingivitis,

mientras que el 35% padece periodontitis”